“No se trata de llenar mentes, sino de encenderlas”

Absolutamente único en su especie, en su tarjeta de presentación aparecen facetas tales como showman de la mente, infotainer/presentador, formador/conferenciante y coach/optimizador. El viernes 19 de mayo, a las 18 horas, Ramon Fauria estará en el Palau de Congressos de Tarragona con su ponencia “Educar innovadora-mente” dentro del congreso EduMindUp! de neurociencia en el aula (www.edumindup.com).

¿Cree que el poder de la mente y el modo de aprender del cerebro están poco explorados en el mundo educativo?

Hay progresos, pero sí, todavía están poco explorados. Hay mucho trabajo por hacer y camino por recorrer. Me recuerda a los inicios de internet y cómo desembocó posteriormente en un enorme crecimiento y transformación.

¿Qué propuestas haría usted para avanzar más rápido?

Primero, más inversión destinada a la investigación de cerebro y mente en el ámbito educativo; segundo, hacer llegar toda esa información de forma eficaz a familias y docentes; y tercero, disponer de los medios necesarios para ponerla en práctica y gestionarla en un proceso de mejora continua.

¿Es la educación una de las facetas más relevantes en las que aplicar todo lo que se va conociendo sobre la mente?

¡La más relevante! A mayor educación, menos lagunas emocionales, menos conflictos, menos prozacs; más confianza, compromiso, motivación, sentido, progreso, calidad de vida, libertad, sostenibilidad…

En sus charlas, acostumbra a poner el acento en el poder de la emoción.

Hay que devolver la emoción a las aulas. No se trata de llenar mentes, sino de encenderlas. Hay muchos aspectos relevantes para un óptimo aprendizaje, pero saber conectar emocionalmente con los alumnos… ¡es la clave!

¿Qué certezas tiene usted sobre el funcionamiento del cerebro que aprovecharía a la hora de formar a los alumnos?

Su fascinante plasticidad, sus automatismos, el potencial de la integración de sus áreas (trabajo conjunto y equilibrado de la lógica con la emoción, de la reflexión con el instinto), el poder de la conciencia, el poder de la emoción (en nuestra percepción, en nuestra fisiología y estado, en nuestra predisposición, en nuestra conducta y relación y conexión con los demás, en nuestra toma de decisiones, en impactarnos, en accionarnos), el poder de de los pensamientos (lo limitantes o generativos que pueden llegar a ser), el poder de la comunicación verbal y no verbal, el poder de la memoria (recursos y herramientas para aprender a aprender; aspectos cruciales que hacen que recodemos una información y no otra). Y como todo ello se torna crucial y determinante en nuestro rendimiento (aumentando aprendizaje y recuerdo), relaciones (más felices y plenas), fisiología (más regulación y salud), calidad de vida (más libre, plena y sostenible).

Usted es un pionero a la hora de aprovechar esos recursos del cerebro…

El aprender a aprender. La conciencia, responsabilidad y acción.

¿Hay mucho camino por recorrer a nivel educativo para aprovechar todo el potencial de unas mentes en fase de formación?

Lo de pionero sería un poco presuntuoso; todos descansamos sobre los hombros de gigantes. Lo que sí puedo afirmar es que en mi actividad como mentalista, presentador, formador y coach he experimentado plenamente como el conocimiento de cómo funciona el cerebro aporta una ventaja diferencial. Me permite explotar los circuitos visuales, cognitivos (atención, memoria, sugestión, influencia, etc.), conectar, emocionar, impactar, direccionar, transmitir, capacitar mucho más eficazmente. Incluso hasta tal punto que la neurociencia, en esa primera vertiente de actividad que mencionaba de mentalista, nos define como auténticos hackers del cerebro.

¿Es inspirador para usted comprobar cómo muchas de sus intuiciones van siendo refrendadas por los científicos?

En los más de 25 años que hace que voy interactuando con audiencias, me propongo día a día es optimizar al máximo cómo presentar y transmitir información y conocimiento de la forma más eficaz, efectiva, útil, impactante y transformadora. Y ciertamente hay algunos recursos y herramientas que optimizan mucho más que otros. A veces no sabes por qué pero ves que funcionan una y otra vez. En algunos casos extrapolas principios y recursos que funcionan en otras disciplinas y en otros casos sí, es intuitivo (o fruto de una larga experiencia y observación). Cuando la ciencia lo va refrendando y le pone nombre, emerge en tu rostro una sonrisa cómplice. También implica una base sobre la que poder profundizar y mejorar todavía más.

¿Qué pueden aportar iniciativas como EduMindUp! que difundan la neurociencia y estimulan su ‘aterrizaje’ en las aulas?

Concienciación, responsabilidad y acción. Claves de optimización del rendimiento y calidad de vida tanto profesional como personal. Ideas e interrelaciones que lleven a nuevas oportunidades = valor = influencia = liderazgo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn